Probando Dirt Rally en Linux Mint 18.1

Probando Dirt Rally en Linux Mint 18.1

Éste fin de semana encontré en Steam una promoción de esas que te llama la atención y que publican de vez en cuando. Puedes probar un juego completo durante un fin de semana, lo que te permite probarlo y decidir sobre su compra.

El juego es Dirt Rally, pertenece a la saga Dirt basada en los rallys que desarrolla desde hace añlos Codemasters. La compañía parece haberse especializado en juegos de conducción produciendo también la serie oficial del Mundial de F1 y la saga Grid, basada en carreras de turismos
El juego lo he probado en mi equipo, un i5 con 8Gb de ram y una Nvidia 640GT, y aprovechando que está disponible para Linux desde marzo, lo he instalado en mi Linux Mint 18.1. No tengo volante, pero siempre me he defendido con las teclas en éste tipo de juegos.

Una vez instalado desde Steam, en unos 40 minutos, me sorprendió que al lanzarlo me soltara una especie de aviso indicando que mi distribuciñon no era compatible con el juego. Me sentí avisado y obvié el mensaje.

El juego comienza con unos menús perfectos, simples y que cumplen su cometido, con las opciones muy claras y en perfecto castellano. Una vez introducidos los datos y el tipo de juego, tenemos la opción de escoger coche entre multitud de clases y épocas, desde los 70 hasta la actualidad. Podemos ponernos al volante de un Lancia Strattos, un Lancia Delta HF Integralle o un Subaru Imprenza con un nivel de detalle brutal.

El juego en sí espectacular desde el primer momento. Los escenarios está muy cuidados y con gran calidad y la sensación de profundidas y velocidad es de lo mejorcito que he visto. Con una gráfica modesta como la mía, se mueve con soltura y sin problemas. El aviso que me soltó al inicio no le he notado en ningún momento.

Los controles, creo que es el talón de Aquiles de estos juegos. He jugado siempre con teclado, soy de esa generación. El control es muy bueno, responde bien y además podemos configurar la respuesta de los controles.
Lamenteblemente, bajo mi punto de vista y endémico de la mayoría de juegos de conducción, es que parece que patinas constantemente, como si fueras en una pista de hielo constante. Los frenos apenas actuan. Puede que sea un  problema mío, de ir fuerte, pero lo he comentado con un apasionado de éstos juegos, con volante y todo, y su impresión es la misma.
La dificultad de los trazados también creo que es alta, sin más. Hay muchas curvas cerradas y el copiloto va demasiado rápido cantando las curvas. Hay muchos de esos típicos elementos obstaculizadores estrategicamente colocados que no puedes evitar.

Por lo demás, un buen juego  que va muy bien sobre Linux pese a la advertencia de incompatibilidad y mi frustración cayéndome por las cunetas. Me ha gustado, y me reafirma en que éstos juegos han llegado a su cénit, son muy similares todos.
Creo que está desarrollado para jugar al estilo rallycross por internet, conotros oponentes, pero el juego  individual no está nada mal.
Está de oferta en Steam y sirve para Windows y Linux, aparte de tener versión VR.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s