Feliz falsedad !!!

Feliz falsedad !!!

Como cada año, tengo que escribir mi alegato anti-navideño anual. es algo superior a mí que necesito despechar, incluso sabiendo de las mil críticas que recibo en las redes sociales por ello.

  1. Es un evento meramente religioso. Aunque muchos nieguen éste punto, el día 25 se conmemora el nacimiento de Jesucristo, salvador de la humanidad y origen de la religión católica. El día 6 de enero, la adoración de los reyes magos al recién nacido. Pero lamentablemente, en la Biblia, el libro sagrado por el que se rige nuestro calendario gregoriano, no existe éstas fechas sagradas. Es una pura invención mediática cristiana que se ha apropiado de festividades paganas para su propio credo. Por eso ateos y no creyentes convencidos se inventan mil excusas para participar.
  2. Locura consumista en todos los sentidos, que lleva a extremos absurdos. Si pensamos bien la cantidad de electricidad que se derrocha con las luces de calles y casas, de basura que generan adornos que acaban en el vertedero un mes después, la cantidad de regalos que acaban en un cajón sin usar, la cantidad de comida desperdiciada empezando por los dulces típicos y acabando por las comidas típicas de reyes.  Cualquiera con una conciencia ecológica mínima deberia de odiar éstas fiestas de consumismo. No soy hipócrita. También consumo, pero intento reducirlo a su mínima expresión.
  3. La presión social que genera. Parece que si no estás feliz, si no “celebras” éstas fechas, si no comes hasta reventar, si no dices “feliz navidad” o “felices fiestas” al final de cada una de tus conversaciones, si no pones el árbol o el belén, si no llenas de luces tu casa, si no regalas en Papa Noël o los Reyes Magos, eres un troll, un desagradecido antisocial, un antisistema, un contracorriente que algún día despertará y se dejará de “tonterías”.
    Llevo desde octubre viendo centros comerciales con villancicos, a niños abrazados a catálogos de juguetes, a padres que pagan burradas por encontrar el juguete de moda…
  4. Porque es la época del año más falsa, con mucha diferencia. Se impone aguantar las cenas familiares con el cuñado bebido soltando chistes absurdos, el sobrino repelente y consentido que no sabe más que gritar, el abuelo cascarrabias que le molesta todo, la tía que manda más que Napoleon. Y todo ello con una sonrisa de oreja a oreja, de un modo grotesco que detestas desde el momento en que empieza la cena, hasta el momento que te vas…

Lamentablemente soy cristiano por tradición. Ateo por práctica y por definición. No quiero seguir éstas tradiciones que me parecen impropias de una sociedad moderna, masivamente no creyente y no practicante. No quiero ser una oveja más al que le dicen cuándo regalar, cuándo estar feliz y cuándo comer hasta reventar. No quiero formar parte de éste negocio puramente capitalista, cuyo único valor en sí es comprar y si no tienes, te empuja a conseguirlo.

Afortunadamente cada año somos más los que se rebelan contra ésta marabunta. No estamos sólos y se agradece leer, sobre todo en blogs independientes, la cantidad de gente que detesta éste modelo de fiesta enlatada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s