Un año con Linux Mint

Un año con Linux Mint

Ya hace un año completo que sólo uso GNU/Linux en mi equipo. Ésta es mi experiencia.

Mi equipo tenía un problema con Windows 7 Home Premium. Un problema que parecía de hardware. No encontré el motivo ni la solución a un “pantallazo azul de la muerte” que se repetía sin orden aparente. De repente se producía, sin motivo, sin programas, incluso recién formateado.
Llegaban las navidades de 2013 y como era tradicional, el formateo navideño en mi equipo. Siempre valoraba montar una unidad virtual o una partición y probar Ubuntu, la única distribución de la que conocía algo más.

pantallazo-azul
Me fascinaba mucho leer sobre linux, sobre el software libre y me “instruí” observando vídeos de la instalación, de los primeros pasos en varias distribuciones. Al fín, decidí dar el paso a Linux de inicio y me decanté por Linux Mint 16 con Cinnamon. El 23 de Diciembre de 2013 a las 12 de la noche inicié el cambio.

La experiencia no pudo ser mejor. La instalación fué muy rápida y no tenía ningún problema, todo funcionaba a la perfección. El ordenador incluso lo notaba más rápido, más fluído. Poco a poco empecé a mirar cómo instalar programas desde el Centro de Software. Buscando en Google encontraba programas libres y/o gratuítos que reemplazaban a los que usaba en Windows, algunos me gustaban otros no. La simplicidad de la instalación de programas, con 2 clicks, el escaso peso de las aplicaciones y sobre todo, la velocidad de las actualizaciones del sistema, así como el peso de las mismas y su actualización “en caliente” me fascinaron.
mint1Seguí leyendo sobre linux, intentando aprender un poco más cómo se organizaba los archivos, los repositorios, la consola… Pero hubo algo que me llamó la atención y busqué un motivo para probarlo: las particiones.
En mayo salió Linux Mint 17 basado en Ubuntu LTS, con largo soporte, así que ya tenía la excusa perfecta. De nuevo formateé para probar las nuevas particiones y la nueva versión. Y hasta hoy, no he tenido ningún problema grave.

Me considero un usuario avanzado de Windows, pero con muy poca idea de linux.
Uno de mis miedos, los programas, se solventa buscando y probando. Programas para, por ejemplo, modificar los tags de los archivos mp3 o codificar vídeo son muy similares a los que se usan en Windows. Quizá incluso se comportan mejor, como más rápidos.

mint2
La experiencia después de un año, sin apenas conocimientos, ha sido más que satisfactoria. He conseguido solventar problemas y no me planteo para nada volver a Windows. Sólo hay que molestarse levemente en buscar y aprender de nuevo. En muchas ocasiones las operaciones y los programas se usan igual, en otras no.
Al principio puedes tirar de Wine para usar un programa de Windows, pero acabas adaptándote a lo que te ofrece Linux. Si hay algo que se le puede achacar son los juegos comerciales, muchos de ellos también jugables sin problemas a través Wine, aunque parece que el tirón de Steam va dejando bastantes buenos juegos con versión linux.

La dirección que va tomando el software y la estrategia de muchos de los grandes productores de software como Microsoft o Adobe hacia el software libre, creo que hará del 2015 un año linux. Sin duda recomiendo encarecidamente Linux Mint por encima de Ubuntu y Windows 8. Cambiar de sistema operativo sin apenas conocimientos es un paso valiente, pero necesario. No te arrepentirás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s