Feliz falsedad y #fuckinXmas

feliz-falsedad

Otra vez llega la navidad. Otra vez las mismas fechas de falsedad, de consumismo compulsivo, de aparentar. Sí, a mí también me gustaba y no hace tanto de eso. Pero creo que “despiertas” y te das cuenta que todo es un farsa.

Primero, porque es una fiesta religiosa, aunque como casi todas, el culto, esencial para unos, es ofuscado por otros. Porque odio la falsedad de celebrar algo que no se cree, porque se mezclan tradiciones que no tienen nada que ver. Porque la palabra ilusión pasa a ser la palabra mágica que lo mueve todo.

Segundo, porque se ha perdido el espíritu que había hace pocos años. Sí, hemos crecido y todo se ve distinto, pero había otro sentimiento. Los comercios se engalanaban, las comidas o cenas con la familia eran una fiesta, una ilusión en cada casa. Ahora todo es una farsa. Cada vez hay más gente que prefiere cenar sin la familia, en casa como una noche más. Las tensiones familiares siempre han existido, pero antes se aparcaban los intereses. Ahora cada uno tira por su lado. La decoración navideña se reduce a un puñado de luces led en las ventanas y 14 muñecos en la ventana… y si son más y más grandes que los de la vecina de enfrente, mejor…

Tercero, por el consumismo desmesurado. Porque un día es un día, da igual gastarse una burrada en cenar percebes y quedar como un señor delante de vecinos, amigos y familiares. Los centros comerciales y tiendas de moda hasta arriba para comprar lo que sea, aunque no le sirva o no le guste. Y da igual que sea en nochebuena o en enero, misma carreras, mismos agobios y si es más caro que lo del cuñado, mejor. En enero, ya veremos qué comemos, pero hay que quedar bien.

Cuarto, porque parece obligado regalar, aunque sean sonrisas y si no lo haces te miran mal. Hay que regalar, sea en nochebuena o en enero pero hay que regalar. Los centros comerciales te animan a comprar en noviembre para que luego compres de nuevo en diciembre. Da igual lo que sea, te guste o no, el caso es regalar, cuanto más caro, mejor. Y cuando hay niños pequeños de por en medio, la cosa se complica. La última moda es coger el catálogo del Corte Inglés, hacer circulitos y enseñarlo. Lo que yo llamo “regalos dirigidos”. O pedirlo directamente, porque es tu obligación. La palabra ilusión vuelve a salir con fuerza… Ilusión que lleva dirigida a los niños desde el agosto anterior.

Por todo ello, y más… Feliz Falsedad

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s